Tuesday, June 20, 2006

Nueve: Caramelo Femenino

No, no voy a empezar a elaborar sobre la importancia de conocer la música de El General, ni de sus profundas letras. Quiero aprovechar esta ocasión para hablar sobre algunas cosas que hermanan a las mujeres; cosas que le hablan directamente a su subconsciente, y que te permiten a ti, lobo ilustre, vestirte con piel de oveja al infiltrar el rebaño. Un amigo llamó a estas cosas “coca femenina,” ya que lo que te voy a decir a continuación son algunas de las tantas cosas que para una mujer resultan tan adictivas como la coca es adictiva para un adicto a la cocaína.

Empecemos por la CURIOSIDAD. Las mujeres son seres sumamente curiosos. ¿De qué son curiosas? De todo. De ti, de la chica que tiene la misma pulsera, de sus amigas… pero nada puede hacer a una mujer más curiosa que lo que le puedas revelar sobre ellas mismas. Por esta razón, te reto, TE RETO, a que le digas a una mujer, a una amiga o alguna chica que conociste hace diez minutos, que le digas la frase “¿sabes qué? TENGO UNA INTUICION SOBRE TI.” Puedo apostar todo lo que traigo en mis bolsillos a que diez veces de diez, la chica te va a decir algo como “¿Qué?” (Una muy rara excepción es cuando una mujer quiere jugar a hacerse la dura o tiene un complejo de superioridad ante el mundo, en cuyo caso ella no te va a preguntar cuál es tu intuición… pero eso no quita el hecho de que por dentro, la pregunta esté carcomiendo su alma).

No pueden con su genio. Una mujer no está tranquila cuando [cree que] alguien sabe algo sobre ella QUE ELLA MISMA NO SABE. Por esta razón, en el momento adecuado, decirle a una chica que tienes una intuición sobre ella es como una bala de plata. Ahora, sólo tienes que tener la precaución de notar algo sobre ella, y manufacturar una “intuición,” en caso no tengas una naturalmente. Eso quiere decir que es buena idea saber una cosa o dos sobre lo que se llama “lectura fría”—la habilidad de poder decir cosas que son ciertas para una mayoría de personas, pero que todos aceptan como personales, ya que son tan comunes, que nadie puede cuestionarlas. Ejemplo: lee un horóscopo, pero no leas el que te corresponde, sino lee todos. Vas a notar que de los doce signos zodiacales, probablemente los doce van a tener cierta relación con algo que ocurre en tu vida. Esto no quiere decir que el horóscopo sea “mágico,” sino que el horóscopo está basado en cosas que siempre son ciertas.

Aplicando esto al tema en cuestión: Si le dices a una mujer algo como “tengo la intuición de que con las personas que recién conoces, actúas de cierta manera, que no es en verdad la persona que eres en realidad; tus amigos más cercanos pueden apreciar un poco quién eres en realidad…. Pero lo que nadie conoce, es que dentro de ti hay una mujer, muy dentro de ti, que nadie conoce… esa mujer que tiene sueños y fantasías que nunca va a revelar a nadie… que por momentos puede ser traviesa, o seria… pero que por cuestiones sociales y reglas que impone el mundo, no puede salir a la superficie” (elaborar sobre esto). Querido lector, te reto a que le digas eso a una mujer, estando a solas en algún momento de la noche, cuando la música no está muy fuerte, y que ella te diga algo como “sí, pero bueno, así son todas las personas.” Imposible. Porque como seres narcisistas que somos, nadie va a admitir que no es “especial”; la mujer a la que le digas eso va a sentir que le estás revelando algo que nadie le ha dicho ni dirá jamás. Puntos a tu favor, y lo único que hiciste fue decirle cosas que son ciertas para TODOS los humanos.

Ahora, sobre esta frase en particular (“tengo una intuición sobre ti”). Ten cuidado con un par de cosas. En primer lugar, hay mujeres que son MUY curiosas. Eso quiere decir que si le revelas el hecho de que le puedes decir algo sobre ella que ni ella misma sabe, ella te va a hostigar hasta que se lo digas—y si no se lo dices, secretamente ella te va a odiar, por crear tensión y dejarla irresuelta. Algo que me gusta hacer es decir que “tengo una intuición…”, pero cuando ella me dice “¿QUE COSA…?”, yo le digo algo como “hmm… no estoy seguro de cómo ponerlo en palabras… pero en un momento a lo mejor las palabras van a venir a mí.” Si lo haces en el momento correcto, la mujer se va a quedar con la miel en los labios, y va a estar pendiente de ti hasta que le reveles ese maravilloso secreto sobre ELLA que conoces. Una vez hice esto en una fiesta, y la chica se entusiasmó tanto, que incluso me dijo que tratase de aproximar algo, y cada dos minutos me preguntaba si ya habían llegado las palabras a mi mente. Así que la tuve en ese plan por una media hora, mientras seguía conversando de otras cosas (el hecho de que yo hablara de otras cosas, creaba mayor TENSION, que a su vez hacía que ella se pusiese más curiosa). Y cuando el momento fue propicio, le dije “ya sé qué era lo que quería decir… pero aquí no se puede hablar, la música está muy fuerte…. Ven, vamos afuera un momento.” ¿Crees que ella se opuso a dejar a sus amigas y salir de la fiesta? Para nada. Porque creé en ella suficiente curiosidad, que el conocer ese secreto para ella era más importante que quedarse en una conversación aburrida con sus amigos. Y cuando la tienes AISLADA en tales condiciones, pues bien por ti: tienes en tus manos a una chica curiosa, que está pendiente de todas tus palabras, sin ningún bloqueador en el perímetro. ¡Dime si la curiosidad femenina no es una belleza!

Para que tal ANZUELO funcione, tienes que tratarlo como si de verdad fuese un anzuelo, la mujer un pez, y tu un pescador. El pescador no lanza su anzuelo y empieza a chapotear sobre el agua o a tirar carnada suelta sobre el agua. No. El pescador LANZA el anzuelo, y ESPERA a que el pez venga por él. De igual manera, si le dices a una mujer “tengo una intuición sobre ti,” inmediatamente TE CALLAS y esperas a que sea ELLA quien rompe el silencio. Muchos hombres cometen el error de lanzar el anzuelo interesantísimo, y no le dan a la mujer la oportunidad de saborear la tensión… entonces su anzuelo resulta igual de útil que lanzar carnada suelta sobre el agua (el pez no le va a prestar atención a tu anzuelo). En cristiano: lanzas el anzuelo, y te callas, y deja que la mujer te pregunte cuál es tu intuición. NO hagas lo que algunos hacen, que es lanzar el anzuelo e inmediatamente revelar la intuición. Noten: cero tensión, cero curiosidad, cero interés de parte de la mujer. Mientras más ambiguo y enigmático seas (mientras menos digas), más profundo va a sonar aquello que reveles. LO QUE UNA MUJER NO SABE, ELLA LO COMPLETA CON SU IMAGINACION—POR LO GENERAL, A TU FAVOR. ¿Quién dijo que es necesario ser un parlanchín para poder conquistar a una mujer? Lo único que necesitas es saber qué decir… de manera que cada palabra que sale de tu boca, tiene un propósito, una función.

Como muchas otras cosas, noten que tienen que ocurrir ciertas condiciones para que frases como “tengo una intuición” funcionen. O sea, si están bailando reggaetón, o si la chica está rodeada de cinco buitres que la quieren para sí mismos… pues la chica no va a sentir tanta curiosidad por lo que tengas que decir… ya que hay otras cosas en el ambiente que están satisfaciendo su necesidad de atención. Tales cosas funcionan mejor cuando el nivel de energía de la mujer está un tanto bajo, y tu nivel a su vez es ALTO. Eso quiere decir que si una mujer está ahí, media aburrida, y tu te acercas con cara de aburrido, la cosa no va a marchar muy bien; si ella está divertida, de igual manera, tu tienes que acercarte con una actitud MAS divertida aun. Las mujeres en situaciones sociales, son como zombis, o como perritos: si a un perro le muestras una piedra… no le va a poner mayor interés. Pero muéstrale a un perrito un conejo, que salta de un lado para el otro, con un ALTO nivel de energía, y lo primero que va a hacer el perrito es empezar a PERSEGUIRLO. No digo que empieces a gritar o hacer payasadas, solamente que recuerdes que tienes que mostrar una actitud jovial y divertida si quieres acercarte a una mujer, ESPECIALMENTE si ella/s ya tienen una actitud divertida.

He dedicado la mayor parte de este episodio a la frase “tengo una intuición sobre ti,” pero eso no quiere decir que esta tenga que ser el único arma en tu arsenal. ¿Qué otras cosas puedes usar? Infinidad: busca en Internet esos sitios con juegos de Psicología (ejemplo: Imagínate que estás en un jardín… ¿Cómo lo describirías?... eso significa como te perciben tus amigos… etc. etc. etc.). Puede que esos jueguitos suenen un tanto… ehem, estúpidos, por clasificarlos de alguna manera, pero recuerden que para una mujer esto es como coca. La idea de que alguien les pueda revelar algo sobre ellas que ellas mismas desconocen les resulta fascinante; y el hecho de que a ti como hombre, eso mismo te importe un bledo, no significa que el concepto tenga menos validez al aplicarlo al género femenino.

Te he dado varias cosas en esta ocasión. Pero no quiero terminar sin darte el FACTOR fundamental para que tales cosas funcionen. Cuando le dices a una mujer que le vas a revelar algo sobre ella que nadie más conoce, no lo hagas desde un ángulo de SUPLICA (“te voy a mostrar un jueguito bonito… para que me aceptes, oh diosa”). Sino, tira la carnada y espera a que sea ELLA quien viene hacia ti… que sea ELLA quien se interesa y que te presiona a ti para que le reveles ese secreto que conoces. ¿Te das cuenta? No uses estas herramientas como una manera efectiva de perseguir a las mujeres. Todo lo contrario: Usa estas herramientas como una manera de, a diferencia de todos los demás hombres en el recinto, dejar que sea la MUJER QUIEN TE PERSIGUE A TI. Suerte.

E.M.

1 Comments:

Anonymous Anonymous said...

El sabado que viene, vamos a una fiesta con amigos, van a ir muchas chicas y voy a utilizar todas las erramientas y en especial esta...
ESPERO QUE FUNCIONE si funciona despues te cuento...
GRACIAS MAESTRO!

3:52 PM  

Post a Comment

<< Home