Sunday, July 09, 2006

21: Los Magníficos


Antes he hablado un poco sobre la importancia del compañero que nos hace la vida más fácil en el campo de batalla: el 911. Quiero profundizar y hacer aquí unos bosquejos de la interacción maestro-911.

Empecemos por el principio: ¿Cuál es la necesidad, el propósito del 911? Como sabrán, las mujeres tienen una suerte de ritual o procedimiento que ocurre cuando salen entre ellas. Una de las reglas básicas es que se tienen que “cuidar” la una a la otra: son concientes de que rondan hombres que sólo quieren una cosa, y por tanto una va a cuidar que un sujeto así no busque presa fácil en su amiga. A su vez, esto está relacionado con la Barrera Anti Perra (BAP), de la que he hablado en el pasado—la mujer no quiere que sus amigas piensen que ella es fácil.

Entonces, nota que puedes estar pasándola de lo más bien con una chica. Pero en el fondo, SUS AMIGAS SIEMPRE TIENEN MAS CONTROL SOBRE ELLA QUE TU. Eso quiere decir que la chica puede adorarte, pero si sus amigas la jalan o le dicen “vamos,” pues poco hay que puedas hacer. Sus amigas son como una suerte de “conciencia” que ellas adoptan, ya que cuando se encuentran interactuando con un chico que las atrae, de alguna manera sus respuestas son emocionales, y no lógicas. Nunca olvides que para una chica que acabas de conocer, PRIMERO están sus amigas, y luego tú. Nada personal, simplemente acéptalo como dogma, y no trates de ir contra la corriente, y te vas a ahorrar trabajo innecesario.

La idea de los métodos de seducción “indirectos” consiste en no buscar conquistar a una chica de manera ‘obvia,’ sino más bien buscar captar la atención de TODO EL GRUPO de personas, y luego aislar a la chica que te gusta, con la venia de los demás integrantes de su grupo (a quienes tienes antes que probar que eres una persona inofensiva y simpática).

Pasa una y mil veces. Pruébalo y vas a ver a lo que me refiero: Encuentras a una chica por su cuenta en un bar/discoteca, y empiezas a hablarle. Es como que suena una alarma o algo así, y en cuestión de minutos (si no segundos), ALGUIEN va a venir a interferir. Por lo general sus amigas hacen menos concesiones incluso que los chicos. Los hombres por lo general tienen cierto ‘respeto’ a otro hombre (después de todo, no saben si eres amigo suyo o no). Las mujeres, en cambio, van a entrar, dándote la espalda, a hablar con ella, o van a correr a abrazarla, o van a venir y jalarla del brazo (no estoy exagerando). Y te quedas ahí pensando qué hiciste mal, mientras ves que la chica que hace 10 segundos se reía de tus bromas se está esfumando como por arte de magia. Sus amigas la ‘salvaron’ de ti :)

Ese es el problema, ahora veamos cómo manejarlo.

Noten que un bar/discoteca/sitio donde se va a sociabilizar es muy diferente a sitios como una clase, por ejemplo, donde de alguna manera se espera que las personas sean amables/sociables uno con el otro sin estar pensando en que pueden terminar juntos al final de la noche. Por tanto, las generalidades a las cuales me voy a referir hacen alusión principalmente a interacciones en bares etc.

- El cordero abandonado: Ves a una chica por su cuenta. Píensalo por un momento: ¿crees que una chica joven y atractiva (que no sea una prostituta o maniática sexual) se para un buen rato arreglándose para salir SOLA? Poco probable. Asume que cada chica que ves, está ahí con ALGUIEN. Una chica por su cuenta (cual cordero solitario) aparenta ser presa fácil para un lobo, pero apenas saltes encima de esta oportunidad, van a venir a rescatarla. Además, una chica que se encuentra sola (por ejemplo, en caso sus amigos/as hayan ido por un momento al baño o a comprar un trago) está con TODAS LAS DEFENSAS bien puestas, cuidándose de con quién interactúa. Esto pasa porque en el pasado muchos chicos, amedrentados por su grupo de amigas, se han acercado a ella cuando estaba sola, con un sólo propósito. Olvídate de las ‘cordero abandonado,’ parecen blanco fácil, pero sólo vas a malograr tu oportunidad con ella (sus amigas te van a tildar de pendejo, y va a ser mas difícil volver a interactuar con ella más adelante).

- Grupos: Aquí es donde la cosa se pone interesante. Abres el grupo (mira la sección sobre Abridores), y prosigues con rutinas que funcionan para grupos (ver: historias, anécdotas graciosas, pide su opinión sobre algo, jueguitos psicológicos, etc. Si no tienes idea de qué hablar, mira revistas como Cosmopolitan o alguna telenovela). La cosa aquí no es ‘levantarse’ a nadie, simplemente hacer que el grupo quiera que pases más tiempo con ellas. Es más, este es el momento para usar algún Piropo Negativo con la chica que has decidido va a ser tu objetivo (de manera que todos en el grupo piensa que NO quieres conquistar a su amiga).

Vas a notar que si presionas los botones correctos, va a llegar un momento donde las chicas del grupo ‘cambian’ (su fisiología se relaja, su lenguaje corporal se muestra abierto, se ríen contigo, quizás alguna de ellas te toca, básicamente te están prestando atención A TI). Esto se llama “el punto de enganche,” las chicas mordieron el anzuelo, y están enganchadas a tu línea. ESTE es el momento donde tu 911 debe hacer su aparición. No antes, porque dos o más chicos haciendo ronda da la apariencia de un pequeño grupo de cacería, y va a hacer que las chicas estén más a la defensiva, y que presten menos atención a lo que les dices. ENTRA SOLO, y el 911 entra luego de que hayan enganchado.

Hay diferentes formas para que el 911 entre en el momento correcto. Una es que el 911 “dé un paseo” por el perímetro mientras tú abres, pero que discretamente esté chequeando en qué momento pasa el punto de enganche. Otra es que de alguna manera esté, por ejemplo, a cierta distancia, hablando con otras personas, o hablando por celular (o pretendiendo que está haciendo una llamada importante), y que entre ustedes tengan una señal para comunicarse que el grupo ya enganchó. Con un amigo tenemos la señal de que yo me quito los anteojos y me los vuelvo a poner, y el viene. EVITA a toda costa abrir un grupo activamente, y que tu 911 se quede parado mirándote a dos metros de distancia. Las mujeres se van a dar cuenta de que algo están tramando, además de que no se ve cool que un chico esté ahí paradote en un bar mirando a su amigo de lejos. El 911 se mantiene ocupado hasta que sea su momento de actuar.

Ahora, cuando el grupo enganchó, y entra el 911, simplemente no se deposita en el grupo con el cuál estás interactuando. La idea principal es que tu amistad con tu 911 es MAS IMPORTANTE que cualquier interacción con alguna chica o chicas. Por esta razón, cuando entra el 911, su mismo lenguaje corporal debe representar esto: el 911 mira y mantiene su cuerpo mirando a su amigo, lo saluda, etc., y JAMAS le da la espalda o dice algún comentario gracioso-ofensivo contra su amigo para quedar bien con las chicas. Este es trabajo de equipo, y el equipo eres TU Y TU 911. No caigan en la trampa de querer alinearse con las chicas, porque eso simplemente va a malograr el trabajo para todos.

Incluso antes de que entre tu 911, de alguna manera prepara al grupo. Entre historias y anécdota que cuentas, menciona de manera casual que “has venido con tu amigo Juan, con quien estás celebrando que acaba de ingresar a medicina,” cosas así. Lo que quieres hacer es casualmente mencionar que tu 911 es alguien inteligente/valioso socialmente, de manera que cuando entre el 911 su presencia va a ser bien recibida. Es mejor que hagas tal introducción ANTES de que entre el 911, ya que si lo presentas tan bombásticamente delante suyo, da la apariencia más bien de que están tratando de compensar o de justificar su presencia delante del grupo. Mal.

Pues bien, entra el 911, ¿y qué dice? He aquí algunos ejemplos:

- [A las chicas, mientras te da una palmada amigable en la espalda] Oigan, ¡más les vale que estén tratando bien a mi amigo!
- [A ti, exageradamente] Oye, ¿estas chicas te están acosando?
- [A ti, haciéndose el que está hablando por teléfono, o buscando a alguien] Oye, ¿has visto a Gabriela? [A lo que tú respondes que no, pero que acabas de conocer a estas chicas, a las que quieres presentarle. En este caso la actitud de tu 911 es que él está buscando a alguien, pero por insistencia tuya, va a conocer a estas chicas; o sea, como que él está por irse, y tú lo traes de vuelta]

Como notarán, estos ejemplos requieren cierta actuación para que funcionen de manera natural. La presentación mejora en un 150% cuando la energía que transmites con tu 911 es que ustedes son dos chicos que la pasan bien y se divierten por su cuenta. Las mujeres no están interesadas en conocer a chicos aburridos o a chicos a los que ellas tengan que entretener o cuidar. Tú y tu 911 tienen que TRAERLAS A SU MUNDO, a la vez que comunican que la realidad en la cual tú y tu 911 se encuentran es más energética y más divertida que cualquier otra cosa que esté pasando ahí.

Algo que puede ocurrir, por cualquier motivo, es que el 911 entre antes de tiempo, antes de que el grupo haya enganchado (ver: ellas aún no ‘quieren’ que te quedes a hablar con ellas, mucho menos están interesadas en conocer a tu amigo). Para esos casos conviene tener una señal para dejarle saber a tu 911 que su momento no ha llegado aún. En los ejemplos anteriores, en los dos primeros casos puedes darle una palmada en la espalda o algo que es como su ‘señal secreta’ (con mi amigo una palmada significaba “bien,” y una palmada doble significaba “aún no”). En el tercer caso simplemente puedes decirle “No, no he visto a Pilar desde hace una hora” y tu amigo simplemente sigue con su ‘buusqueda.’ Nota que el que el 911 entre a deshora no es un error ni significa que vas a perder a las chicas. Simplemente aún la hornilla no ha calentado. Si en los dos primeros casos le das la seña al 911 de que aún no han enganchado, el 911 simplemente te dice algo amigable como “voy por un trago” o lo que sea, y sale, listo, mientras tú continúas con lo que sea que estabas diciendo.

Si todo va bien, y tu 911 entra en el momento correcto, preséntalo y dile de qué han estado hablando. Luego de ahí tienen que maniobrar para que tú puedas hablar a solas con el Objetivo que elegiste (la REGLA es que aquel que abre tiene el privilegio de elegir a su objetivo; descuida, tu 911 va a elegir a su objetivo cuando él abra, y tu seas su 911). Esto es más fácil si es un grupo de dos chicas (una para cada uno), pero si son tres chicas o mas, tu 911 básicamente tiene que tomar el control del resto del grupo, como si fuese él quien está abriendo a un grupo (sólo que en este caso no está abriendo de la nada, sino que ya tuvo su entrada contigo). Mientras mejor sea tu 911, más eficiente va a ser en mantener la atención del grupo, asegurando de que puedas tener algo de tiempo con tu Objetivo. Es esta la razón por la cuál comparto toda mi información y prefiero salir con amigos “educados” en estas artes—nos ayudamos uno al otro.

Para tener algo de privacidad con tu 911, simplemente dile al grupo algo como “oigan, voy a mostrarle algo a su amiga [objetivo], vamos a estar por aquí [señala una mesa o sillón a dos o tres metros de las amigas, NADA LEJOS de ellas, para que no sospechen y pateen el tablero], ya venimos, ¿OK?” No trates nada extravagante, para que las amigas no crean que quieres seducir a su amiga (¡y detones por consiguiente su respuesta automática, que es cuidarla de ti!). Recuerda que el propósito de ganarte a las amigas y traer a tu 911 es poder tener algo de tiempo a solas con tu objetivo, así que trata de hacer esta extracción de la forma menos aparatosa y más cómoda posible para el grupo con el cuál ella está.

Si por algún giro del destino, las chicas se escapan de tu 911 (pierden su interés, o lo que fuere), adivina, lo primero que van a hacer es REGRESAR A DONDE SU AMIGA, que está en compañía tuya. Aquí no caigas en el error de ignorarlas, sino prosigue como si estuvieses hablando con todas, de la forma como estabas haciendo antes de que entre tu 911. O sea, el juego no se terminó, simplemente retrocediste un par de pasos en el tablero. No pasa nada, simplemente vuelve a tratar con tu 911 en poco rato.

Como toda herramienta, el trabajo en equipo es cuestión de practicar, en equipo igualmente. El actuar de esta manera, apoyándose el uno al otro, y de alguna manera creando rutinas, señales secretas y esas cosas, es algo muy divertido, y lo veo como algo que refuerza la amistad entre dos chicos. No hay límite a cuánto te puedes divertir con un amigo al usar estas herramientas, y nada como poder ayudar a un amigo a que este pueda conquistar a una chica que le gusta. Esto es algo donde el altruismo paga: mientras más ayudes a tu amigo a mejorar en este juego, más te vas a beneficiar a ti mismo, y viceversa.

E.M.

*Este episodio es un complemento al post de Abridores, hay cierta información ahí que no escribí aquí para no repetirme, pero que puede ser útil.



0 Comments:

Post a Comment

<< Home