Sunday, September 24, 2006

31: La Galletita


Hoy quiero hablarles de algo que viene rondando mi mente, pero que hace poco volví a aprender, casi por casualidad. Pero antes quiero hablarles de uno de los maestros más importantes que he tenido en mi vida: mi perro.

La cosa con mi perro, además de ser adorable y monísimo, es que es un fanático de todo lo que se pueda llamar comestible. Su canción favorita, además del Adagio del Concierto de Aranjuez, es la dulce melodía de una bolsa de bocaditos de queso abriéndose. Es más, cuando el ve que alguien se dispone a abrir algo comestible, o a sacar algo de comer, el asume su posición de sentarse y estar alerta; no ladra, no llora, sólo se sienta. Y la razón por la que hace eso, es que cuando era tan sólo un cachorro, yo le enseñé a sentarse mediante el método de la galletita (empiezas a elevar una galletita por encima de los ojos del perro y hacia atrás, de manera que para seguir la comida con los ojos, el perro tiene que mover la cabeza hacia atrás, hasta que lo más cómodo es sentarse. Y aprendió bien la lección: se sienta—galletita; ofrezco galletita—se sienta. Y todos contentos.

Claro, también hay veces donde de la nada, se aparece mi perro delante mío mientras estoy trabajando, y se sienta y se queda mirándome. Sonrío con tan sólo acordarme, porque hace eso por lo general cuando quiere que le invite algo. Ante tal audacia y monada, no me queda más que llevarlo a la cocina e invitarle un bocadito de algo.

***

Hablemos de incentivos y premios.

El principio general es que si ofreces un incentivo, y ella cumple, TIENES que premiarla; si no cumple, ni intenta, no le das el premio. Porque si no, el incentivo pierde su valor; si ofreces el incentivo, y ella hace el esfuerzo por cumplir, y no la premias, secretamente ella te va a odiar por eso.

Ejemplo. El otro día estoy “afinando” a un grupo de chicas (Nota: decidí que en vista que no me gusta ninguno de los demás términos que indican “salir con el propósito de conquistar chicas,” o “el acto de conquistar chicas,” con mi amigo decidimos usar el verbo AFINAR, en honor a nuestra pasión por la musica). Como decía, estoy afinando a un grupo de chicas, mientras mis dos amigos, nuevos en esto, estaban sentados en una mesa cerca. Y pasó el punto de enganche, tenía a mi objetivo comiendo de mi mano. Todo listo, pero también pensé en amenizarle un poco la noche a los novatos, y decidí traer a las chicas a nuestra mesa. Esta es una buena movida. NUNCA es necesario salir del grupo si todo está yendo bien, si estás con gente, sólo llévalos a tu mesa y mientras todos se están conociendo unos a otros, tú puedes hablar con tu objetivo. Mystery llama a esto “set merging,” (también cuando traes a un grupo de chicas a donde otro grupo de chicas, que puedes conocer previamente o no).

La cosa es que el grupo que estoy afinando está todas sentadas. Yo estoy controlando la interacción. Y les digo “vengan, les voy a presentar a mis amigos.” Y ellas empiezan a querer recuperar el control de la interacción, y a decir “¿Nosotras ir? No… tú tráelos.” Si aceptaba, hubiera reforzado su marco de que soy Yo quien las está buscando a ellas. Mal. No me quedó otra que decir “bueno, vamos a estar por allá. De todas formas, gusto en conocerlas.” Me di media vuelta y me fui.

Ahora, en lo que les estoy contando a mis amigos lo que pasa, noto que hay cierto movimiento en la mesa de las chicas—están debatiendo si deben venir a donde nosotros :) Y de pronto, bam, se levantan y vienen a donde estoy. Noten, para una mujer que no es una cualquiera, tomar el valor de acercarse a donde una mesa donde casi todos son desconocidos es un PASO IMPORTANTE. Ellas están haciendo el esfuerzo (porque les agradó mi interacción). Entonces lo que hice fue recibir a mi objetivo abriendo los brazos, a lo que ella procedió a entrar y abrazarme también. Esfuerzo—galletita. Premié su valor dándole afecto, y ella lo aceptó más que gustosa, porque no le ofrecí afecto de manera suplicante: HICE QUE ELLA SE LO GANE.

La cosa con los premios y estas cosas, si uno va repartiéndolos, pierden su valor. Si ella se lo gana, es otro animal completamente. Volvamos al ejemplo de mi perrito. Si yo le voy dando comidita todo el día, sin que el obedezca ni intente complacerme… pues ¿Por qué habría de hacer el esfuerzo?

Muchas veces veo chicos en la cancha, tocando a la mujer como quien se aferra a un salvavidas luego del naufragio. Y se ve a la chica también que no sabe qué hacer con ese chico que se cuelga como garrapata. Contrasten eso con lo que hice en mi ejemplo. Estoy yo sentado en mi mesa tranquilamente con mis amigos hablando, y es ELLA quien viene y está feliz de la vida porque yo le ofrezco un simple abrazo—no un trago, ni una flor… un simple abrazo. De ahí la interacción continuó como previsto, y listo el pollo.

La idea de la galletita, o premio, es que antes de aceptar algo para la chica, o antes de premiarla, hacemos que la chica participe. Si la chica está participando y haciendo cosas para o por nosotros, en su mente ella está haciendo esas cosas por una razón—su subconsciente le va a decir que la razón por la que hace eso es porque está atraída hacia nosotros.

¿No estaas seguro de lo que estoy diciendo? Dile a una chica que te gusta que haga algo por ti, te vas a sorprender de todo lo que puedes obtener. Y ojo NO me refiero a cosas como tirarse en medio de la pista. Pero si estás en tu casa y la chica va a venir, dile que traiga algo, una soda, unos bocaditos, algo. Me captas. Haz que ella haga algo, haz que participe. No tiene que invertir dinero, ni romperse el alma para hacerlo, pero si ella está haciendo cosas por ti, ella está participando: SIEMPRE ES MEJOR HACER QUE LA MUJER PARTICIPE, EN LUGAR DE UNO MISMO SER QUIEN HACE TODO. Las mujeres son seres que por naturaleza son proveedores y cuidadoras de sus seres queridos. Ayúdala a explorar esa faceta. Si una chica se rehúsa a hacer alguna de esas cosas, por ridículas que sean, pues eso te va a dar un buen indicador de qué tipo de mujer tienes en tus manos.

Ella hace algo por ti, y le das su galletita, un beso, un cariño, le dices que es dulce y la abrazas, lo que sea. Pero nota, todas esas cosas no fueron dadas de la nada, ni para suplicar, ni para rogarle que nos quiera: fueron una galletita, UN PREMIO a su conducta amorosa. Estamos condicionando a la chica a que sea buena :) Y ella te va a adorar por hacer eso, porque estás siendo un líder, y al premiarla por su buena conducta, estás siendo consistente.

Si nunca has hecho esto, empieza de a pocos y tantea dónde está la línea. Dile a la chica que sujete tu vaso, o que te alcance algo, o que traiga algo, o que te busque en donde estás, como en mi ejemplo. Y no te olvides de la galletita. Si no la premias de alguna manera, ella se va a resentir y va a pensar que eres un pendejo mandón (a algunas chicas les gusta ese tipo de hombre, pero personalmente prefiero evitar a aquellas chicas que disfrutan del abuso).

Termino con un secreto usado en hipnosis: NUNCA PIDAS A UNA CHICA MAS DE LO QUE SABES QUE ELLA VA A HACER. Sólo pide cosas que sabes que ella va a aceptar hacer sin titubeos. OK, digo que hay que hacer que ella participe y haga cosas, pero si a una chica que has conocido hace cinco minutos de pides que vaya y estacione tu carro, pues te va a mandar a rodar :P Empieza de a pocos, y de ahí vas escalando la naturaleza y talla de tus peticiones, de manera que ella se acostumbre a obedecer. ¡NO OLVIDES LA GALLETITA!


*Nota a los lectores, en especial a las mujeres: No es mi intención compararlas con un perro, ni decir que la interacción ideal procede como adiestrador y can. Me refiero más a que las mujeres son bondadosas por naturaleza, y por lo general ellas prefieren a un hombre que puede sacar a flote tales cualidades, y las premia por ello. Si entendiste mi post, entendiste también que es mi idea buscar un balance donde el hombre y la mujer sean felices buscando este yin-yang, sin abusos ni buscar ser el ‘pendejo’ ni nada. Igualdad y liderazgo NO es sinónimo de machismo o pendejada.

8 Comments:

Anonymous Senpai Manuelon said...

Hola Maestro,

Como siempre interesantes tus posts.

Tengo una consulta. Siempre he leido sobre las pruebas que te ponen las mujeres para ver como respondes. Una de las pruebas a las que nunca he visto un salida airosa es la de sostener cosas.

Tipico ejemplo: Ella te dice "sostenme mi bolso mientras me pongo el abrigo".

Parece un jaque mate, no hay como escaparse de esa, a menos que quieras parecer descortes y negarte.

¿Que recomiendas?

Senpai Manuelon

10:09 PM  
Blogger El Maestro said...

No digas una palabra, agarra el abrigo, y sostenlo para que ella meta sus bracitos uno por uno, como haria un caballero :)

10:11 PM  
Blogger El Maestro said...

...cuando no se que hacer en tal o cual situacion, simplemente pienso... "Que haria James Bond en este caso?"

Y creeme, sujetar la pinche cartera no seria una opcion :P

Saludos.

10:13 PM  
Blogger Muad'Dib said...

muy buen post, y muy buena recomendacion.

10:54 AM  
Blogger *a*u*t*i*s*t*a* said...

jajajjajaj, hola q tal lo de la galletita creo q lo invente yo, me funciona a la perfeccion desde hace 6 años con mi esposo...jajjajjajajjajjaa
gracioso tu post...no funciona con todas no t equivoques...saludos..

6:17 PM  
Blogger El Maestro said...

^Por favor iluminame: con quien funciona?

7:03 PM  
Anonymous Chuskin said...

¡Muy bien Maestro , sigues en tu línea! Yo usé en junio pasado lo de la galletita con Riso y fue muy bien:

Dijimos a unas minas que nos íbamos él y yo a comprar ropa; ellas dijeron que querían venir y les dijimos que no había problema, y que sería un detalle que nos trajeran unas cervezas frías para el camino...Nuestra sorpresa fue mayúscula cuando aparecieron en el lugar concertado con sendas cervezas frías para mi amigo Riso y para mi (fueron recompensadas por ello)

2:38 AM  
Blogger ReConquistador said...

Interesante el análisis... muy buen aporte!
Definitivamente hay que hacerlas parte del juego...

6:56 PM  

Post a Comment

<< Home