Saturday, October 20, 2007

Aquello que no está roto...


Es mi creencia personal que toda mujer quiere ser seducida.

Así como lo lees: Toda mujer quiere ser seducida.

Esto NO implica, claro, que toda mujer esté lista para ser seducida en un momento X; o que al acercarnos a donde una mujer, sea cuestión de olvidarnos de todos los principios y hacer la del cavernícola; o que la mujer tenga sus propias trabas mentales y asuntos personales que tiene que reconciliar para con sí misma ANTES DE que pueda ser seducida fácilmente por alguien como tú.

Verás, en los últimos días me he encontrado haciendo reminiscencia acerca de algunas de las mujeres que han pasado por mi camino. Y claro, no puedo dejar de recordar con afecto a aquellas con quienes pasé ratos muy agradables. Pero al mismo tiempo, guardo cierto cariño especial para aquellas con quienes la cosa no caminó muy bien que digamos.

Creo que todos siempre guardan algún afecto especial para las chicas con quienes la técnica “no funcionó,” o aquellas que “no cayeron,” en especial si se tratan de infatuaciones de largo plazo, o como decimos, “amoritis.” Porque, cuando uno logra solucionar ese tipo de situaciones donde una mujer en específico es el aire que respira uno, y cuando uno se halla en la libertad de en verdad ESCOGER... uno puede notar con mucho afecto que, por más cliché que suene.... “ellas se lo perdieron.”

Y mis reminiscencias me llevan por caminos un tanto más oscuros, que van más allá del frío reporte de campo que compartí con mis amigos, o del carácter afectuoso-infantil que el tiempo se encargó de darle a su recuerdo en mi memoria. Y me pongo a notar ciertas cosas; pequeñas características que tuvieron en común algunas de estas chicas que pasaron y que dejé ir por diversos motivos.

Y quizás LA razón por excelencia es que la cultura de hoy, con todo y todo, no es nada favorable para cultivar una mentalidad abierta y desinhibida por parte de las mujeres. La mayoría de mujeres en nuestra cultura viven con una carga emocional que busca instaurar en ellas el sentimiento de CULPA por escuchar su voz interior y actuar conforme a sus emociones. Es el típico caso en que la mujer “no hace X cosa porque no quiere sentirse como una cualquiera.”

Y si vamos un poco más allá de la simple introspección, y buscamos los orígenes, podemos hallar que, tristemente, son los HOMBRES los culpables de esto (calma, que esto no se va a tornar en propaganda feminista).

¿Qué ocurre frecuentemente? En vista que los chicos “buenos” (los “caballeros” y los que en verdad AMAN a las mujeres) no tienen los conocimientos y los recursos que les permiten acercarse y conocer a las mujeres guapas. Terminan ellas siendo ‘abordadas’ y conquistadas por el tipo de hombre que sólo busca algo casual a como de lugar. Las mujeres, siendo humanas como todos, sintiendo necesidades, terminan con los cretinos, que luego de acabado el trato, son de “tocatta y fuga.” Ellos no establecen el marco de referencia según el cual la mujer va a poder interpretar sus acciones y siempre poder volver a recordar el encuentro como algo maravilloso y único.

Es decir, ellos no proveen un contexto a través del cual la mujer va a poder interpretar sus acciones. Al no saber cómo reaccionar ante sus propias emociones, ella hace aquello a lo que está acostumbrada, y recuerda los años de acondicionamiento social y el sentimiento de culpa que la sociedad adjunta al acto desenfrenado para una mujer. (Estos sentimientos de culpa son lo que se conoce como “estados meta,” y he hablado anteriormente de ellos).

Si aún no estás gozando del placer de interactuar de manera muy cercana con distintas mujeres, cuando llegue el tiempo vas a notar que hoy por hoy, DEMASIADAS mujeres han tenido una mala experiencia con un hombre. Desde “jugó con mis sentimientos” hasta “me mintió y luego desapareció,” eso es algo que uno puede ver en infinidad de chicas que, por lo demás, son lindas, adorables, y que quieren y esperan conocer a un hombre que va a ser DISTINTO A TODOS LOS DEMÁS.

Ahí es donde entramos nosotros, los maestros, los “seductores profesionales.”

Hubo un tiempo en mi vida donde decidí, al encontrarme con tanta mujer que ha sido utilizada y/o tratada mal por un hombre, que no era mi labor “ARREGLARLA.” Es decir, decidí que, al no ser un terapeuta profesional, sino más bien un estudioso de la mente y un amante de las mujeres, iba a hacer lo que mejor sabía: amar a la mujer y dejarla ser.

La mentalidad fundamental de “no querer arreglar a la mujer” es algo que me ayudó infinitamente a no hacerme bolas con todo el asunto de la seducción.

Esto implica, por un lado, que algunas mujeres van a tener que buscar ayuda en otro lado: aquellas que no están listas para estar conmigo en la forma como yo quiero para mí mismo son libres de ir y reconciliar consigo mismas aquello que crean conveniente antes de volver a mí.

NO ES MI TRABAJO “ARREGLARLAS.”

Por otro lado, esto implica que aquellas que están conmigo, están siempre listas y dispuestas para aceptar mis marcos de referencia, mi forma de ver el mundo, y mi sentido personal de la realidad.

Cuando escoges correctamente a las mujeres con quienes quieres pasar tiempo, la “seducción” se convierte en el divertido juego que en verdad ES.

Olvídate de sufrir y romperte la cabeza tratando de descifrar cual egiptólogo por qué Clarita no respondió tu mensaje de texto, o por qué Anita te envió un beso volado ayer y hoy sólo te hizo “hola” con la mano.

NO ES TU TRABAJO “DESCIFRARLA”; NO ES TU TRABAJO “ARREGLARLA.”

Las mujeres son personas (vaya, revelación). Ellas tienen sus propios problemas, sus propias querellas, valores, y necesidades: todo genuinamente válido, y nada que se oponga a que uno pueda seducirlas—TODA mujer merece ser seducida por alguien que sabe cómo seducir.

Tenemos por un lado la idea que no es nuestro trabajo jugar a ser psicoterapeuta. Y pues bien, ¿qué hacer por lo demás? ¿Cómo poner nuestro granito de arena para hacer que la mujer pueda disfrutar de ser mujer y sentirse maravillosamente bien al respecto, en lugar de sentir dudas, miedos, o quizás remordimientos pasados y aún no venidos?

¿Listo...?

ESTABLECE EL MARCO.

Establece el marco: provee un contexto a través del cual la mujer va a poder interpretar sus acciones contigo, tanto en tu presencia como más allá del tiempo que comparta contigo.

Establecer el marco es LA clave para que una mujer te recuerdo no como “el cretino que quería estar conmigo una noche,” sino como “un hombre maravilloso con el que una noche pasé una gran aventura.”

Al establecer este contexto, TODAS tus acciones van a ser recordadas como el accionar de un verdadero Don Juan, un AMANTE de las mujeres, y no un “manipulador” o un cretino.

Establecer el marco es la herramienta que me permite poder terminar una relación y permanecer con la mujer como verdaderos amigos; la herramienta que me permite crear un contexto a través del cual la mujer puede actuar conmigo de formas como no actuaría con otras personas.

Probablemente uno de los cumplidos más lindos que una mujer me ha podido hacer a lo largo de mi “carrera,” fue cuando, en una emotiva despedida (ella se mudaba a otro país), me dijo, brotando lágrimas, “Tú eres el único hombre con quien me siento libre de ser quien en verdad soy.”

Muy diferente a mis inicios, en los cuales me pasaba dos horas escuchando los problemas de Anita, jugando a ser su terapeuta, y que no ayudaban para nada (más bien ellas se acostumbraban a asociarme a mí con una forma para descargar sus problemas, y terminaban asociándome a MÍ con los problemas... irónico ¿no?).

Te digo, si tú provees el contexto de interpretación a través del cual ver las cosas, vas a ser quien activamente establece el marco de referencia: ELLA VA A SER UNA HUÉSPED EN TU REALIDAD.

Tú eres el hombre, tienes que ser tú quien provee este albergue emocional—en parte de ahí radica la fortaleza interna que las mujeres tanto admiran en los hombres de verdad.

En mi libro, “Los Cuadernos del Maestro,” vas a encontrar todos mis conocimientos acerca de marcos de referencia (“frames”) y cómo establecerlos activamente y usarlos en el contexto de la seducción. Este tema ha sido pintado de esotérico infinidad de veces, pero a través de simples pautas vas a poder establecer el contexto de interpretación, y mostrar una realidad sólida no sólo en tus interacciones con las mujeres, sino en tu comunicación en general.

Buen fin de semana,
E.M.

http://www.maestroseduccion.com/

ElMaestroCorreo arroba Hotmail.com

Labels: , , ,

9 Comments:

Anonymous RIKKI said...

Hola! Hace semanas que leo tu blog y la verdad es que me gusta mucho. Supongo que es normal que cuando estás aprendiendo algo nuevo llegue un momento que ciertas cosas te parezcan contradictorias, y es lo que me ha pasado con este post. En otros posts dices que hay que saber escuchar y entender a la mujer que intentas seducir, sin embargo en este nuevo post afirmas que no es muy aconsejable escuchar a ANITA (tu ejemplo) durante 2 horas hablando de su problema, entonces, mi pregunta es ¿hay que escuchar a una chica que te cuenta sus problemas, o no?, y si es NO, que haces? cambias de tema? estableces un nuevo marco?
gracias

11:30 AM  
Blogger El Maestro said...

Entiendo que esto puede ser contradictorio o paradojico, a la manera de acertijo zen. Pero la idea es que a la vez lo MAS importante es escuchar a la mujer--la clave radica en saber QUE escuchar. Que es valioso y que no.

A grosso modo: escuchar sus problemas, quejas, penas, o problemas personales y/o problemas con otros chicos--NO. Diferente de prestar atencion a sus valores, fantasias, retos, anhelos, etc...

No es necesario ser un "terapeuta" o "consejero" para establecer un marco en donde "sabemos escuchar."

1:01 PM  
Anonymous MikeMiles said...

Hola.

Solo quiero hacer el siguiente comenraio. Entonces, si una mujer te cuenta de sus problemas, ya sea novio, familia, penas, etc, etc, etc... refiriendome a problemas en general, en esos momentos hay que hacer oidos sordos y simular que la escuchamos, pero sin seguir la conversacion con ese tema, y como dices, prestar atencion a lo que ella desea ser, vivir, a lo que sueña, anhela, y hacerle ver que se le apoya y se sienta libre.

Bueno, pues es un simple comentario, que segun a mi experiencia personal y que actualmente vivo, y considero que es algoque ocupaba para resolver mi situacion.

Salu2.

1:39 PM  
Blogger El Maestro said...

Si. Incluso, mas que hacer "oidos sordos," uno puede ser ACTIVAMENTE quien controla la situacion.

En mi experiencia, cuando una mujer empieza a hablar, por ejemplo, de cuanto le gusta Juan o cosas asi, con decir "ese tema es probablemente mas apropiado para discutir con tus amigas que conmigo" es mas que suficiente para que capte que con nosotros esos temas no van.

No es necesario ser 'malo' o cosas asi; con decirlo de marena serena y proseguir con un tema mas interesante es MAS que suficiente.

1:55 PM  
Anonymous Luis said...

Abundan mucho las chicas con este tipo de "problemas", que van desde las malas experiencias, crianza, estereotipos, etc., pero tambien existen muchos de nosotros "enfermos". Es bueno recalcar que debemos curarnos primero. Me paso con una femina muy bella, con la cual pasaba momentos muy bonitos, ella no lo ocultaba, pero a la hora de plantear sutilmente una relación mas seria que era mi intención, me comentaba de sus dudas acerca de si yo verderamente le gustaba como "hombre", refiriendose como pude percibir al plano físico y social, la traia muy confundida ( soy divorciado y habían 15 años de diferencia)...muchos prejuicios que yo no podía curar....bueno ella se lo perdio....pero realmente me gustaba muchísimo. Cual sería su opinión maestro?

10:26 AM  
Anonymous Gian Belucci said...

Existe una gran diferencia entre aquel que se convierte en el “paño de lagrimas” de una mujer donde ella le cuenta sus problemas, sus traumas, sus aventuritas y aquel que le hace ver otra realidad (su nueva realidad) TU mundo.

Es bueno saber escucharlas y hacerlas ver que TÚ eres diferente.

Buen post MAESTRO

11:07 AM  
Blogger El Maestro said...

Luis, personalmente prefiero evitar ser yo quien trae a flote la idea de estar en una 'relacion' con una mujer. Personalmente creo que ese es un recurso que la mayoria de hombres usa para 'asegurarse' que la mujer esta interesada.

Si haces todas las cosas correctas, te vas a dar cuenta que ELLA va ser quien te dice a TI que quiere estar contigo; que ELLA es la que te quiere atrapar a TI para asegurarse que ninguna otra mujer te atrape a TI. Es un marco totalmente inverso al cual la mayoria de hombres estan acostumbrados--y creeme, es mucho mas conveniente para nosotros.

Gracias a todos por los comentarios!

11:21 AM  
Anonymous Anonymous said...

hola!!!
hoy me decidí a preguntar algo qe ronda en mi cabeza desde hace un tiempo.¿es posible dejar de ser el pañuelo de lagrimas de una xika qe te gustaba y qe solo te kiere para contarte sus problemas?
Esta pregunta es la "solución final" a este tipo de relación, el problema radica es qe lo qe nso une es una gran amistad, pero odio qe me cuente la problematika qe tiene con su novio.

muxcas gracias

11:28 AM  
Blogger El Maestro said...

Yo diria algo como "Espera, quieres una solucion a esto, o solo quieres hablarlo?" Si te dice que quiere una solucion, dile que lo deje de ver un tiempo o algo asi, y asunto cambias de tema; si te dice que quiere hablarlo dile que tu eres mejor resolviendo problemas que hablandolos, y que mejor los hable con sus amigas mujeres para ese tipo de cosas.

Nota que NO tienes que ser malo o sonar molesto, pero TIENES que establecer el marco de referencia. Si no lo haces tu, ella lo va a hacer (y te va a poner en el costal de "amiga con pene").

11:59 AM  

Post a Comment

<< Home