Friday, October 26, 2007

El Problema con "Hacer Feliz" a una Mujer


Siempre me ha intrigado la búsqueda que trae a todos y cada uno a buscar información sobre relaciones, seducción, y demás hierbas mágicas. Diría que de así como hay tantos que quieren saber cómo “ir al bar y ligar,” hay infinidad de otros que quieren saber cómo estarse lo suficientemente bien como para poder atraer y conquistar a la chica de sus sueños. Tenemos también a aquellos que han perdido la fe en el “sistema tradicional,” quizás luego de que el amor de sus sueños se escapó de entre sus dedos para irse con un chico “horrible, que para colmo es un idiota que no sabe hablar” (todos hemos estado ahí).

Y no me extraña. La verdad que desde que empecé a difundir estas cosas y enseñarle a distintos chicos, me he encontrado con tantos casos que algo que un chico me pueda decir que le ocurre en términos de relacionarse con mujeres, no me suena nada foráneo. Pero quizás de todo lo que me he encontrado, una de las cosas que día a día me sorprende más es la forma como el común denominador de la población masculina conceptualaza la idea de generar emociones en una mujer.

Existe hoy en día la idea MUY difundida que generar “emociones positivas” en una mujer es la llave a su corazón. Nada extraño, ¿no? Prendes la televisión, sale un comercial de flores o de alhajas o de algo análogo: “Regálale una cartera a la chica que te gusta,” y se ve a una guapa modelo sonriendo y abrazando al chico. “¿Quieres HACER FELIZ a tu pareja? ¡Llévala de compras a Almacenes Gastón!” Ad infinitud

Y nota todas las presuposiciones de estas propagandas: Si haces X cosa [regalar X, llevar a la mujer a X sitio, recitar X, tocar C música cuando la mujer llega a tu casa], la mujer va a entrar en un estado mágico de felicidad, que DE ALGUNA MANERA, sabe Dios cómo, va a mover una serie de palancas invisibles dentro de la mente de la mujer, que le van a manifestar que “si Pedro me hace feliz, eso significa que él me conviene, que debo sentirme atraída hacia él, que el es guapo, etc....”

Y créeme que LAS MUJERES NO PIENSAN ASÍ.

El tipo de lógica usada para esas promociones es algo que se conoce como “lógica masculina.” Tomemos por ejemplo el caso de las propagandas de cerveza (el ejemplo más claro de esta teoría). Dichas propagandas están repletas por lo general de chicas estupendas saltando y bailando en diminutos bikinis, o quizás bosquejando algún tipo de fantasía masculina con la modelo de moda.

Rara vez dichas propagandas buscan una trama “lógica,” o ilustrar los puntos favorables del producto. Más bien, el comercial se convierte en una secuencia de estímulos para el libido masculino: Chicas guapas, una chica más guapa por aquí, otra chica más guapa por allá, una chica aún más guapa sostiene una botella del producto, etc. En la mente del hombre se crea la asociación “veo chica guapa----estoy estimulado sexualmente---me siento bien---estoy viendo el producto de Cerveza X---si consumo cerveza X, voy a sentir estas emociones nuevamente.”

Nota que este es un proceso SUBCONSCIENTE: los hombres no PENSAMOS en esto, sino nuestra mente lo hace sin que nosotros nos demos cuenta. Sin embargo, los efectos son aquello que percibimos: ver cerveza, sentir las emociones que nos impulsan a querer comprar. (Esta asociación inconsciente de estímulo-emoción es lo que se conoce en psicología como acondicionamiento clásico, o en programación neuro-lingüística como un ANCLA.

Ahora, volviendo al caso de las propagandas de flores, etc., nota lo que ocurre ahí: una chica linda abraza al chico luego de que le regala un collar: se crea la asociación “estoy viendo chica linda---me siento bien, mi libido está en cien con esa minifalda de la modelo---la propaganda dice que si le regalo la pulsera, ella va a responder igual---si le regalo la pulsera, me voy a sentir re-bien---compremos la pulsera!”

Los efectos negativos de esto son obvios, pero lo peor no es que la florería impulsa a los hombres a comprar flores que se marchitan a los dos días. Lo verdaderamente lamentable es que los hombres son expuestos a información fallida, que les dice que con hacer X acción ajena a su realidad, la mujer va a ser feliz, y que al ser ella “feliz,” lo va a desear a él a nivel sexual-romántico; y esta asociación es un mito TOTAL. Lee la oración anterior hasta que te quede claro.

Te digo, que si lo único que sabes hacer para que una mujer sea “feliz” es regalarle cosas o invitarla a comer o a algún lado, estás en GRAVES APRIETOS (a menos que seas ahijado de Bill Gates y/o no te importe vivir tu vida “comprando” el interés de las mujeres).

Por otro lado tenemos una sobre-simplificación de lo que resulta el “interés” o la “felicidad” de una mujer. La mayoría de hombres cree que existe algo así como una “entidad” que es el interés de la mujer (felicidad = amor = afecto = interés). El hombre común CREE que con hacer a una mujer sonreír, ella está sintiéndose atraída físicamente; cree que con “demostrarle que la quiere,” con gestos románticos y demás, ella va a corresponder; cree que con actuar cool y ser el chico que habla y habla ella va a creer que es algo así como “el líder de la tribu” y se va a empezar a mojar de anticipación.

¿Soy el único que puede ver que eso no tiene lógica alguna, más que quizás la lógica masculina que se usaría en un comercial para venderle a un hombre la idea de regalarle algo a una mujer> ¿Qué clase de basura es eso? Elevar la idea de “regalos = emoción” es doblemente triste: la mujer se vuelve un robot que responde por estímulo automático, dejando de lado sus emociones y respuestas humanas; por otro lado el hombre se vuelve una especie de “cajero automático con patas” que no puede hacer más que desembolsar dinero si es que quiere que la mujer responda favorablemente a él.

De la forma como yo aplico y explico el proceso de generar, trabajar, y amplificar emociones en una mujer, las emociones adquieren un carácter específico. Si quieres que una mujer te vea como un objeto del deseo sexual, tienes que GUIAR SU MENTE a percibirte como un objeto del deseo sexual, tomar esas emociones, y amplificarlas en tu presencia. Si quieres que ella sienta una emoción de afecto y comodidad, que confíe en ti y que esté dispuesta a experimentar contigo, pues tienes que GUIAR SU MENTE a que todo eso ocurra. Tienes que ser tú quien hace todo eso activamente.

Si lo único que haces es actuar decentemente y/o cortés y amablemente, pues no te extrañe que ella pase un rato agradable contigo, quizás hasta riéndose de tus chistes y de rato en rato dándote un golpecito de broma en el brazo... pero si no logras GUIARLA EMOCIONALMENTE a percibirte como un hombre atractivo, un hombre que despierta en ella emociones intensas de atracción, lujuria, afecto, tensión sexual, entonces ella se va a aburrir de ti, y te va a meter al costal de “SEAMOS SÓLO AMIGOS.”

La mujer, para sentirse atraída de forma que puedes generar en ella algún tipo de relación romántica, tiene que sentir no una sensación genérica de “felicidad” (ver: eso sólo ocurre en las telenovelas y en los comerciales de televisión). Para en verdad sentirse ATRAÍDA A TI, ella necesita todo una carrusel de emociones. Pocos son aquellos que logran darle este rango dinámico de emociones a una mujer: No es extraño, por ende, que la gran mayoría de mujeres viva su vida aburrida con el hombre que “le toca,” y secretamente fantasea con encontrar a un mítico caballero en un corcel blanco que la saque de ese hoyo y le muestre todo el placer que como mujer puede experimentar.

Si quieres en verdad ser un MAESTRO de la seducción, tienes que convertirte en un verdadero MAESTRO DE LAS EMOCIONES. Tienes que entender los procesos mentales por los que una mujer atraviesa en su día a día, y tener una serie de herramientas que te permita guiar a la mujer de sentirse de una forma a sentirse de otra forma. Si no lo haces tú, no cuentes con que eso ocurra espontáneamente (tal cosa PUEDE ocurrir espontáneamente, en caso seas un modelo o tengas todo el dinero del mundo... cosa que para la mayoría de hombres no es el caso).

Tú eres el hombre, tú guías. Si esperas a que las cosas “se den” o “pasen por sí solas,” NADA en absoluto te garantiza que tal cosa va a ocurrir—¿quieres perder meses o quizás hasta años de tu vida esperando y esperando? Por mi parte prefiero hacer que las cosas PASEN según mi designio. Prefiero guiar a la mujer: ser yo quien la toma y le muestra realidades distintas a las que ella está acostumbrada, y mejores formas de sentirse contenta con el hecho de que es mujer.

Quiero invitarte a notar cosas en los próximos días: nota en tus interacciones, en tu comunicación, en las películas y en la televisión, que las mujeres (o vaya, las personas en general) atravesamos distintos estados mentales, relacionados a las emociones que sienten en un momento. Cuando uno empieza a contar un chiste, y la audiencia está cautivada, esperando el desenlace, están en un estado de atención, curiosidad; cuando la línea clave y el chiste de la historia llega, esa curiosidad cambia y se transforma quizás en risa, quizás en asombro, quizás en sorpresa. Todos estados DISTINTOS por los que atraviesa la mujer.

Imagínate qué sería si pudieras igualmente guiar a la mujer, no a terminar en risas (como en un chiste gracioso), sino en curiosidad, intriga, deseo, lujuria, pasión... ¡el cielo es el límite! Lo que no cambia, sin embargo, es la idea que tienes que ser TÚ quien guía a la mujer. Tú tienes el control, tú tienes el poder.

Es sólo cuestión de aprender a comunicarte de la forma que te permita guiar a la mujer eficientemente a lo largo de los distintos procesos que van a generar los estados que sean más placenteros y eficientes para todas las partes involucradas.

Si de momento el arma más poderosa de tu arsenal de seducción es regalarle flores a la chica, o quizás contar un chiste semi-gracioso, entonces te invito a considerar mi libro, “Los Cuadernos del Maestro.” Además de conocer los conceptos según entiendo la mente femenina, voy a compartir contigo las técnicas que uso para guiar a la mujer a sentirse no sólo intrigada y curiosa para conmigo, sino también deseosa de pasar tiempo conmigo y en un estado de lujuria como pocas veces en su vida ha conocido. Puedes echarle un vistazo al contenido aquí.

Éxitos en este fin de semana,
E.M.
___
Puedes escribir comentarios, dudas, consultas, etc., a mi email personal ElMaestroCorreo arroba Hotmail.com

Labels: ,

6 Comments:

Anonymous MikeMiles said...

Hola!!

Hummmmmmm... ahora bien, tu tema lo entiendo el estar usando de manera activa el dale y quita, para dejar que este anciosa de querer mas.

Ademas tambien seria bueno usar programacion neurolinguistica, en donde al volver a experimentar dicha situacion, sentira una vez mas la emocion para la cual fue programada a reaccionar.

Esta muy interesante el post, voy a empezar a ponerlo en practica, no lo habia visto de esta manera... muy buen post.

Salu2

1:21 AM  
Anonymous Luis said...

Guiar la mente de una mujer...tarea titánica maestro, dicen que a las mujeres no trates de entenderlas sino amarlas, no la contradigas, escuchala nomás, no trates de darles soluciones lógicas a las que estamos acostumbrados, simplemente ponte de su lado, ahora mismo estoy en esos proceso con alguien que sinceramente me plantea el poco a poco se anda lejos y actua muchas veces de acuerdo a su experiencia, realmente sino estuviera tan interesado ya hubiese tirado la toalla, pero si maestro pudiera soltar algunas sugerencias aunque sea en términos generales, estaríamos muy agradecidos....el libro de todas maneras lo adquiero pero lo hare por wester union. Saludos.

6:59 AM  
Blogger jujusnick said...

Bien, no se si deberia postear ya que soy mujer y la verdad que veo bastante diferente la cuestion que planteas. Para empezar algunas distinciones: 1- "El problema con hacer feliz a una mujer", creo que el problema reside en HACER FELIZ en vez de SER FELIZ CON una mujer, porque? porque las parejas son de a dos no de uno contra otro. 2- durante todo tu relato hablas de guiar, controlar y tener poder, vuelvo sobre lo anterior, la mujer no es un perro a quien dominar, sera tal vez por eso que no logran entender que no hay que guiarlas, controlarlas o tener poder sobre "nosotras" hace tiempo que culturalmente la mujer dejo de ser un accesorio con el cual el hombre se pavoneaba y exhibia ante los otros hombres, si la ven como igual a la mujer van a salir de este complejo nudo que plantean. 3- retomando nuevamente lo anterior, si dejaran de pensar en las mujeres como objetos y las verian mejor como sujetos creo que les resultara mas facil vivir y convivir con ellas, asi tal vez se darian cuenta que no hay que hacer cosas por ellas constantemente sino con ella, a la par compartiendo siendo IGUAL.4- por ultimo creo que es cierto lo que decis que las mujeres (en su mayoria) estan a la espera de su principe azul con corcel y todo, pero eso es producto a que nos inculcaron ese mito de pequeñas, lo que no quiere decir que a cualquiera puede quedarle la capa y la corona, pero para eso deberia dejar de pensar tanto y si, empezar a se el MAESTRO DE LAS EMOCIONES, lo que significa en la mayoria de los casos, no jugar con la guia de emociones ajenas sino hacerse cargo de las propias y saber manejarlas sabiendo que en cualquier relacion existen emociones y sentimientos de ambos lados y con tiempo, paciencia y con ganas se puede llegar a un acuerdo comun.
La verdad me parece un buen comentario, pero es un tema largo para dialogar y sobre todo para entendernos.... saludos maria judith

2:55 AM  
Anonymous Alan said...

Con el tema de las publicidades, tan sólo mira Maestro:http://www.youtube.com/watch?v=F3Up7kFpS_I

Excelente post!!
Pero solo tengo 15 años y no dispongo de dinero para comprar el libro, asi que me limitaré a seguir leyendo tu genial blog :)
Saludos!
Alan

12:16 PM  
Blogger El Maestro said...

maria j, por ahi alguien dijo que "La única conquista que vale la pena es la conquista de nosotros mismos; la de nuestras propias limitaciones y nuestros propios temores. El resto es un juego." Gracias por el aporte.

4:26 PM  
Blogger El Maestro said...

Alan, gracias por el comentario. Muchos quisieramos haber encontrado este camino a los 15.

4:30 PM  

Post a Comment

<< Home