Monday, March 24, 2008

Historias zen



Existe en la comunidad de seducción una obsesión prácticamente patológica con todo lo referente a “contar historias.” En estos últimos días me he hallado revisando el tema, en vista que uno buen amigo mí se ha hecho grandes problemas últimamente, y se pasa día y noche caminando por la escuela con una carpeta gigante llena de “historias” que quiere aprender o memorizar. Y yo tengo un gran problema con esto, lo cual voy a tratar en el presente episodio.

Exploremos un poco los orígenes detrás del concepto de tener historias y/o preconcebidas para usar en el contexto de un acercamiento con miras a seducir a una chica. Los de la “guardia vieja” a lo mejor se saben los clásicos “Elvis se teñía el cabello,” “La Novia Celosa,” o hasta quizás “Mi Pequeño Pony” para los que les gusta las cosas más rebuscadas (todas historias o “rutinas” para ser usadas como relleno en una conversación, listas para llenar un silencio incómodo). Esos eran los viejos tiempos de la comunidad de seducción, cuando la idea principal giraba en torno a que era preferible mover la boca y hablar hablar hablar a quedarse callado (Dios no permita que una mujer que no conocemos pueda pensar que nos incomoda el silencio).

Entraba aquí entonces la memorización para dar los primeros pasos: usar las MISMAS historias una y otra vez, hasta que sean algo que podamos usar espontáneamente, como un chiste que un cómico repite infinidad de veces con distintas audiencias. Muchos dijeron que el seductor tenía que convertirse en una suerte de actor (“performer” en inglés); esto estaba ligado a muchas de las grandes personalidades de la comunidad, como Mystery, quien en efecto era un mago y estaba acostumbrado a “actuar” y montar un show como parte de su vida cotidiana. Nada inusual el repetir las mismas historias, explicaciones, y anécdotas, cual mago que repite las mismas ilusiones para distintas audiencias.

El problema fundamental que tengo con dicho marco de referencia es que tiene como centro al seductor-actor, con las mujeres en la órbita. Desde este punto de vista, las rutinas e historias son prácticamente siempre las mismas, lo que por consiguiente viene a mostrar que para el seductor-actor es lo mismo seducir a una mujer que seducir a otra: para ellos es el mismo procedimiento, y distintas mujeres van a recibir prácticamente el mismo tratamiento (o por lo menos van a escuchar las mismas historias y anécdotas).

Aquellos que disfrutan de razonar sus acciones y optan por lo que llamo un “juego inteligente” podrán entender por qué se me escarapela el cuerpo cuando un novato me dice que con narrar historias por dos horas (o por el tiempo que dure la “rutina” que tiene preparada) puede prácticamente hasta ignorar o des-sintonizar a la mujer, como si sus “historias preparadas” fuesen a surtir un efecto mágico que para nada requiere de su atención conciente.

John Grinder, uno de los co-fundadores de la Programación Neuro-Lingüística, tiene una cita que me encanta, que dice “en hipnosis, el cliente es quien hace el 99.99% del trabajo de hipnosis, y el resto es hecho por el operador (hipnotista).” De igual manera, en el ámbito de la seducción es la mujer quien debe hacer el 99.99% de la “seducción”: Si te fijas en las famosas historias de seducción del pasado, o en tus familiares o amigos, en aquellos casos donde la mujer EN VERDAD está LOCAMENTE ENAMORADA, no es porque el hombre trata de “hacer” mucho, sino es casi siempre porque el hombre HIZO LO SUFICIENTE PARA QUE LA MUJER PUEDA HACER EL RESTO DE LA SEDUCCIÓN POR SU CUENTA.

Aquellos que han practicado artes marciales entenderán la analogía del maestro de judo o aikido, que simplemente GUÍA al oponente hacia su propia derrota, sin necesidad de usar fuerza bruta, tomando como base la propia energía del contrincante. Los más grandes líderes de la historia no han sido aquellos que han tratado de empujar a sus seguidores al límite, sino aquellos que lograron divisar una estrategia que permita que sean los seguidores quienes lograron descubrir su propio potencial, y en base a eso lograron actos que hoy por hoy son recordados como acciones sorprendentes.

De la misma forma, te invito a considerar la máxima que cuando estamos invirtiendo DEMASIADA energía en algo, es probablemente porque estamos obviando alguna alternativa que nos puede ser más útil. Podemos frenar el río con represas y con mucha fuerza… pero en la mayoría de casos lo más sensato es construir un canal que nos permita desviar el río, utilizando SU propia fuerza, pero sin tener que entrar en confrontación con ella.

De esta forma, mi idea de la seducción es poder usar nuestra mente para guiar las emociones de una mujer cual río, usando su propia fuerza e ímpetu. Muchas la avalancha empieza porque una pequeña piedra crea un efecto en cadena: en lugar de traer camiones de nieve, busca convertirte en la piedra que utiliza la gravedad para lograr la fuerza en masa.

Si te estás rompiendo la cabeza tratando de descifrar “el gran misterio de la humanidad” y pensando qué es lo que tienes que decir y hacer para que Clarita acepte tu invitación al cine; si has estado tratando de aplicar “el método” y te has aprendido diez mil rutinas, las anécdotas más interesantes, y los chistes más graciosos… pero lo único que has encontrado son miradas confusas y chicas que se aburren a los tres minutos… es probable que estés aplicando “fuerza” en los lugares equivocados.

Los maestros que más admiro son aquellos que saben lograr que la mujer termine “cayendo por su propio peso” prácticamente en sus brazos. La idea de ser “irresistible” está relacionada a ello: cuando dos fuerzas se encuentran, se genera resistencia, pero cuando uno deja que la fuerza pase, pues simplemente con quitarse del camino basta. Toda la “vanidad falsa” de la discoteca, la “barrera antiperra” que las chicas ponen para no parecer fáciles, las faldas cortas, el maquillaje, los tacones altos, los bronceados fríamente calculados, los tintes de pelo, las cirugías para senos perfectamente perfectos, y aquellas para senos perfectamente perfectos-pero-parecen-naturales-porque-no-son-tan-perfectos-y-redondos… todo eso es energía que viene del lado de la mujer contemporánea.

Si nos detenemos a hacer cachascán con esa energía, o bien vamos a tener que usar más fuerza (con decenas de piropos negativos, en reacción a todo ello, para mostrar cuán poco estamos “reaccionando” a sus encantos y conducta), o ahí también salen las historias de terror de los chicos que fueron maleteados cual pordiosero por un puñado de chicas guapas en la discoteca.

Es hora que los hombres que aspiran a ser en verdad MAESTROS de la seducción se den cuenta que en este juego no estamos compitiendo “en contra” de la mujer, sino que simplemente estamos jugando CON ella—como un equipo!

Este iba a ser un post relacionado a narrar historias… pero me fui por la tangente zen. Así que queda pendiente.

Este episodio continuará…

Labels: ,

1 Comments:

Anonymous HG said...

Como me agrada leerlo maestro...

Hoy en día en luchásemos comunidades a la seducción la muestran así. Con rutinas, super-historias para dejar a la chica "impresionada", test para aumentar valor, y un largo etc. Hasta en los foros les dedican subforos especiales para las rutinas y esas cosas.

Nunca fui fanático de éstas (por suerte), pero veo en los "reportes de sargeo" que ponen: (aquí utilicé la rutina del dedo mágico para aumentar valor luego le hice la rutina de la novia celosa y el test del anillo con el test del cubo, les dije dos cosas más, un ultimo test de la ropa y le hice la rutina del beso para cerrarla) (?)

Y esto no es así, no se puede utilizar las mismas cosas con todas las mujeres, o si se puede pero no creo que se llegue muy lejos, ya que de 20 te funciona ese método con 1, quizás.. además puede ser que la chica ya haya escuchado estas rutinas. Creo que fue por eso que al principio no las utilicé (por el "miedo" que tenía de que ya alguien le hubiese hecho esa misma rutina)

Todas estas rutinas yo las veo como una forma de forzar a la chica, presionándola y haciendo EL HOMBRE el 99,9% del que habla ud cuando cita a John T. Grinder.

Por otro lado, le acabo de mandar un mail, hoy estoy de descanso, espero sus palabras maestro. Un abrazo!

HG

11:24 PM  

Post a Comment

<< Home