Saturday, March 15, 2008

La Matriz (1)

Hablemos. Hace un tiempo no escribo. Digamos que varias cosas del campo profesional han venido por mi camino, dejándome poco tiempo para escribir todas mis ideas más recientes en este campo. Antes que nada, gracias a todos aquellos que me siguen escribiendo a mi email ElMaestroCorreo arroba Hotmail.com, con comentarios, anécdotas, y/o preguntas acerca de los temas que trato en mi libro.

Algo que surge de cuando en cuando es el tema de “traer a una mujer a nuestro mundo.” Soy consciente que a lo largo del blog hablo de ello, así como probablemente mencionan casi todos aquellos que tienen algo que decir acerca del tema de la seducción. “Traer a una mujer a nuestro mundo” representa una suerte de punto conceptual en el cual convergen ideas que pueden ir desde lo teórico hasta lo metafísico, pasando por lo casual y lo mundano. Así que vayamos por partes.

Hablemos por un momento de las personas. Lo hermoso es que si bien todos somos distintos y únicos… todos nos desenvolvemos dentro de una serie de patrones que viene a ser ciertamente limitada, si tomamos en cuenta que de todo no es caos en este mundo. Es decir… somos distintos, pero no TAN distintos. Y eso es lo que nos permite utilizar herramientas que trabajan con patrones de conducta y/o pensamiento, sea desde el campo lingüístico (como en PNL, por ejemplo), o desde las dinámicas sociales contemporáneas (como vería alguien como Mystery, por ejemplo).

Nota que todos tenemos un mundo interno, lleno de pensamientos y todo lo bueno. Como personas, nuestro estado mental se ve alterado varias veces al día, cada día de nuestra vida, desde el momento en que nos despertamos, hasta cuando nos vamos a dormir, pasando por ejemplo por un estado de sueño profundo, donde nuestra realidad se ve dominada por un mundo quizás mágico y fantástico, hasta cuando nos hallamos en la plenitud del día, haciendo quizás cálculos u operaciones que requieren de nuestra total atención.

Diría que en gran parte donde MUCHOS hombres pierden el control al lidiar con mujeres, por ejemplo al conocerlas luego de un primer acercamiento, es al no saber maniobrar el tramo que separa al mundo de Juan, con los pensamientos, creencias, y patrones mentales de Juan, con el de María, por ejemplo. Imagínate que tratases de comunicarte de buenas a primeras con alguien que no habla para nada tu mismo idioma. Claro, si la persona se acerca de manera calmada y con una sonrisa no vas a tener razón para sentirte preocupado o temer por tu vida; si la persona quizás se lleva el dedo a la boca quizás notes que te está preguntando dónde puede encontrar algo de comer… Pero la comunicación no va a ir quizás mucho más allá de lo básico a menos que se salve esa distancia y se genere cierta Proximidad Emocional entre ambas personas.

La idea de todo esto, la de generar esa Proximidad que hace que se genere un vínculo emocional a nivel inconsciente, es poder lograr que la mujer sienta que tú y ella están en la misma onda, en la misma página; que ella sienta que de todos los hombres que se le han acercado a hablar, de todos aquellos que quieren ofrecerle favores, o que le otorgan tratamiento preferencial, y de todos los que están visiblemente atraídos a sus encantos femeninos… de todos ellos, tú “entiendes” su mundo interno.

Si logras que una mujer te perciba bajo ese marco de referencia, vas a tener pocos o ningún problema en cuanto a “cómo hacerle” o “qué decir para que la conversación no se ponga aburrida” o cosas por el estilo.

Quiero que VEAS LA MATRIZ, quiero que SEAS el juego en lugar de que lo juegues.

Nota lo que dije hace unas líneas: el hecho de que generes esta Proximidad emocional va a hacer que ella te PERCIBA de una manera distinta. En efecto, al generar esta Proximidad lo que estás haciendo simultáneamente es establecer un marco de referencia (Busca mi post “Nuestro Amigo Marco” si este es un concepto nuevo para ti). Los marcos son establecidos TODO EL TIEMPO; la cosa es buscar establecer marcos que sean ÚTILES para nuestra causa, en lugar de inútiles o irrelevantes tanto para ella como para ti.

Pues bien, puede que estés pensando Ok, bien, tengo que hacer todo eso y esto otro… pero ¿Cómo? ¿Cómo enrumbarme con el pie derecho, y hacer lo correcto desde el principio? ¿Qué tengo que decir y hacer?

Afortunadamente (o quizás desafortunadamente para algunos) en el nivel que propongo operar las fórmulas, líneas estándar y demás no son algo en verdad útil. Es decir, no te puedo decir “ok, di esto, esto, esto, y esto, y CUALQUIER mujer del mundo va a caer rendida a tus pies” (quien te diga algo así probablemente va a querer venderte la Torre Eiffel dentro de poco tiempo). Lo que sí te puedo asegurar es que de todos los músculos que puedes entrenar en el gimnasio, de todas las cosas que puedes alterar con “el cambiazo” de guardarropa y estilo modernísimo, de todas las frases chéveres que puedes recolectar a lo largo del ciberespacio… el arma más poderosa, la herramienta más valiosa, es una con la que YA CUENTAS. Qué conveniente, ¿no?

Sí, me refiero a tus ojos.

Si no lo has hecho aún, te invito a revisar un “antiguo” post del blog, en donde discuto unos conceptos útiles y ejercicios de a dos personas para trabajar tu capacidad de observación y calibración básica. Esto es CLAVE para poder hacer el trabajo que considero más interesante (y el que te va a otorgar DE LEJOS más satisfacciones, y más poder personal como comunicador).

A veces me escriben preguntando ¿Cómo sé cuándo es que tengo que besarla? O “ella está actuando medio rara y no sé por qué.” Todo radica en que no estás usando lo que Dios te dio… y no, no me refiero a ESO otro, sino a tus ojos. Un maestro de la seducción no es tanto alguien que sabe qué decir o hacer, sino alguien que sabe DARSE CUENTA de los cambios de estado mental por los que está atravesando la mujer. Tal información es la base para saber desenvolverse y poder GUIAR a la mujer hacia un estado que le sea más placentero y beneficioso a ella, dentro de un marco de referencia establecido por TI.

Espero que esto esté empezando a mover interruptores en tu cerebro.

Te sugiero que practiques los ejercicios recomendados en mi post anterior, a la vez que te entrenas con algo que recomiendo en mi libro. La idea es que desarrolles no sólo tu capacidad de observación, sino tu intuición para con las personas. Todos poseemos un “no se qué” que nos informa acerca de las personas, brindándonos información que muy difícilmente uno podría explicar con palabras o de manera lógica. Esa “sensación” que nos dice “no, esa persona no es de confiar” o “sí, este tipo sabe de lo que habla.”

Y en vista que lo que quieres es tener esa facultad afinada cual violinista antes de un concierto, entonces tienes que salir a la calle y entrenarte en el mundo real, repitiendo la mayor cantidad de veces que puedas un ejercicio como el que recomiendo a continuación.

- Sal a un lugar bien transitado, quizás una plaza o centro comercial, quizás algún lugar al aire libre donde haya gente sentada en bancas o mesas con gente tomando café o lo que sea. Importante, lleva contigo LÁPIZ Y PAPEL para tomar apuntes.

- Observa a alguien que esté sentado o relativamente fijo. Observa a la persona, su postura, su “ritmo” en general; toma nota de su “energía,” ¿está como ensimismada, en introspección, o hacia afuera, comprometida con el mundo que la rodea? Observa su atuendo, ¿está vestida como para ir a trabajar, o para ir a la universidad, o quizás arreglada como para irse a una fiesta? ¿Tiene accesorios como un collar interesante, o aretes, o algo así que ella definitivamente escogió muy deliberadamente para que vaya con su atuendo? Toma algunos apuntes acerca de esto.

- Contempla también el ESTADO MENTAL por el cual la persona se encuentra. Esto es subjetivo, pero lo que queremos es que desarrolles tu habilidad para calibrar esto. Toma algunos apuntes, quizás como lluvia de ideas con palabras que te vienen a la mente al observar a esta persona, quizás cosas como “alegre,” “cansada,” “atareada,” “tensa,” “relajada,” “alerta,” “aturdida.”

Toma notas puntuales, pero evita ir más allá de lo necesario—evita adherir mini-historias donde pretendes saber el “por qué” del estado mental de la persona. Es decir, una chica que está mordiéndose las uñas, con la espalda encorvada, los ojos abiertos y pupilas dilatadas bien puede calificar para que nos parezca “tensa,” pero ello PARA NADA quiere decir que tengamos que escribir algo como “quizás peleó con su novio.” Nota que esto último es una total FICCIÓN, ya que más allá de lo que nuestros ojos nos dicen, no sabemos absolutamente NADA de la persona. *Recuerda mantener este un ejercicio VISUAL y no uno de creatividad literaria.*

Si te das cuenta, para muchos chicos que se hacen bolas con el acercamiento, es muchas veces el hecho de que empiezan a crear mini-cuentos acerca de lo que observan (“está esperando a sus amigas,” “seguro tiene novio,” “se ve como que se va a molestar si me acerco”) y dejan temporalmente de VER aquello que tienen enfrente. Y ESO es precisamente lo que busca trabajar este ejercicio.

Tómate tu tiempo y haz esto con varias personas. Recuerda, somos personas y nuestro estado mental CAMBIA frecuentemente. Observa los estados de varias personas y nota quizás si sus estados mentales fluctúan a lo largo de la sesión. Trata de ser discreto, ya que si bien estás observando, no estás pintando su retrato en tu cuaderno—no tienes que quedarte mirando como maniático por veinte minutos.

Con el tiempo vas a notar que tu habilidad de observar el estado mental de las personas es un tanto mejor calibrado. Tal solidez te da la capacidad para poder demostrar mayor conocimiento de la persona y generar mayor Proximidad. Para poder traer a la mujer a TU mundo, antes tienes que demostrar que entiendes el SUYO. El primer paso para lograr esto es tener la capacidad de observación para poder darte cuenta de “dónde se halla” en términos de su estado mental-emocional.

No te pierdas la segunda parte de este episodio, donde veremos cómo llevar esta habilidad a un nivel más avanzado dentro del marco de una conversación…


E.M.

www.MaestroSeduccion.com

Labels: , , , , , , ,

8 Comments:

Anonymous Travis said...

buen post, ya tenias ratos de no aparecer

12:46 PM  
Blogger hugoxxx said...

maestro sos un crack loco sos my idolo date cuenta para mi no es un famoso,ni nada vos sos mi idolo te admiro sos muy groso vos sos un dios un dios y todo lo que desis me alludo en la vida sos lo mas no un grande y me gustaria tenerte cara a cara para que me des consejos...son un pensador para mi el mejor de todos.este es lo unico de que no me voy a arrepentir nunca es aver entrado al blog gracias,gracias,gracias maestro...

8:59 PM  
Blogger Pablo said...

Es una alegría que vuelvas a escribir otra vez! Salu2

12:38 PM  
Anonymous Anonymous said...

me alegra leerte Maestro

4:06 PM  
Anonymous Anonymous said...

Será posible que escribas sobre las más recientes películas que sirvan en el tema de seducción? Desde ya muchas gracias por la atención a la presente.

12:05 PM  
Blogger El Maestro said...

^No se si hayas visto mi post "Maestros del Cine" (http://maestroseduccion.blogspot.com/2007/06/maestros-del-cine.html), puede ser un buen punto de partida.

Gracias a todos por los comentarios, es bueno poder escribir luego de un descanso.

12:13 PM  
Blogger Giann Belucci said...

Maestro hace un buen rato que no leia algo tan bueno como son tus post. Aun sigo siendo TU aprendiz. Un saludo

10:53 AM  
Anonymous Leo3xxx said...

Buen post"!
Muy interesante , tanto como los otros que ya me he leido.
Sigue asi, que somos muchos los que te leemos.
Salu2, Leo3xxx

BsAs-Argentina

10:29 AM  

Post a Comment

<< Home