Monday, April 07, 2008

Historias Zen (2)

“Como decíamos ayer” en un post reflexionando acerca del tema de contar historias como herramienta de seducción, y de por qué la mayoría de chicos se confunde con este tema y termina haciendo un zafarrancho, quiero expandir esa idea y darte algunos consejos que, quién sabe, pueden hacer de tus “historias” algo radicalmente diferente.

Esto puede ser explicado mejor mediante dos ejemplos contrastantes. Fíjate en el primer caso:

Historia ejemplar 1: “Tengo varios amigos que disfrutan de vivir bien. Tienen bastante dinero, así que les es posible viajar a cada rato; casi todos en verdad decidieron prescindir de la universidad, ya que en ese tiempo ya estaban administrando empresas y haciendo bastante dinero. TODOS tienen chicas hermosas consigo en todo momento, y cuando van a la discoteca, siempre estamos rodeados de las chicas más fabulosas del lugar. La verdad no nos gusta parar mucho con gente aburrida y medio callada, porque luego empiezan a aburrirnos a todos y no hay hora en que podamos desprendernos de ellos…”

Ahora nota este otro caso:

Historia ejemplar 2: “De todos mis amigos, diría que Pedro es una de las personas más intrigantes que haya podido conocer… es de ese tipo de chico que, si bien siempre tiene buenos sentimientos y buenas intenciones, por lo general no es nunca el alma de la fiesta. Muchas personas dicen que él “está bien como está,” o hasta que “es medio callado, pero ‘esa es su personalidad,’” pero yo pienso distinto… me parece que es más cosa que cuando Pedro descubre aquello que en verdad le interesa, en verdad puede encontrar esa comodidad que le otorga la LIBERTAD de hacer y decir aquello que corre por su mente… lo que me hace pensar, ¿no es eso lo que queremos muchas veces? ¿Expresarnos y poder ser quienes somos sin reparo al qué dirán, sin reparo a que nadie puede decirnos qué hacer y qué no, salvo nosotros mismos…?

Más allá de la obvia distinción que la primera historia es una anécdota un tanto banal, a comparación de la segunda, que es un tanto más reflexiva y motivadora, quiero que entres más allá de lo evidente y percibas lo que ocurre contigo mismo al leer esos ejemplos.

En el primer caso el interlocutor puede bien pensar algo como “Wow, este chico tiene dinero” o “a este tipo le gusta divertirse y tiene los medios para pasarla bien,” “tiene influencia social,” o hasta “es de alto valor social” (odio esa frase). Pon atención, sin embargo, esas son todas decisiones referentes a la historia que el interlocutor podría tomar de forma CONSCIENTE—cosas racionales que una persona común podría pensar dado el contenido presentado.

Pero más importante aún, nota el PUNTO DE PERCEPCIÓN del interlocutor: es MUY fácil tomar la historia como algo que le ocurre a LA TERCERA PERSONA. Esto es **CLAVE**. No hay mucho margen para identificarse con el interlocutor en el primer caso, a menos que el interlocutor comparta dicho estilo de vida, o que desee vivir dicho estilo de vida de forma sumamente real y vívida.

El contenido es algo que le ocurre “A ELLOS” o “a él”… Y NO ALGO QUE “ME OCURRE A MÍ.”

Por otro lado nota el segundo ejemplo. Es más fácil para el interlocutor compenetrarse con la historia, con el caso de “Pedro” y pensar para sí mismo “vaya, yo también tengo algo de Pedro…” Ello hace que el mensaje/reflexión final sea algo que el interlocutor puede aceptar hasta con una sonrisa en el rostro, sintiéndose bien consigo mismo. El interlocutor no está percibiendo la historia desde una vitrina, sino que se encuentra compenetrado, VIVIENDO la historia y sintiendo lo que mi personaje siente. Esto es algo que los grandes oradores, escritores y comunicadores hacen, de manera que su audiencia siempre se encuentra cautivada con la narración.

Para que tus historias o anécdotas tengan la mayor eficiencia en el campo de la seducción, igualmente, TIENES que darle ese componente de “tercera dimensión” de manera que tu interlocutora esté no sólo “escuchando” lo que dices, sino viendo las imágenes que sugieres, y sintiendo las emociones que narras. Caso contrario tu audiencia te va a escuchar cortésmente por un par de minutos y luego te dará el “Jaja, qué interesante… oye, discúlpame un momento ya vuelvo” para no volver más.

Cuando hablo de “traer a la mujer a tu mundo” en PARTE me refiero a esto. En gran parte la idea de seducir a una mujer tiene que ver con el hecho de hacer que te perciba a ti como el hombre con quien ella quiere estar. Si te fijas, las personas tendemos a pensar acerca de las personas de distintas formas. Al pensar en algo que nos desagrada por lo general vemos la imagen como a través de una vitrina, de modo distanciado; cuando algo nos agrada, nos es real y vívido, lo concebimos a través de nuestros propios ojos… lo experimentamos como algo que es o bien puede ser REAL.

Es importante que aprendas a comunicarte de manera que la mujer te perciba no como un payasín o como una figura estelar fuera de su alcance (ella va a estar admirada, pero no va a considerarte como algo real, y por ende es lo más probable que te perciba como algo “bidimensionalmente ajeno.” La idea es que tu comunicación sea tal que puedes traer a la mujer a tu mundo, que sienta lo que dices y que te perciba a ti como el tipo de hombre que puede hacer de las emociones no algo “bueno pero distante,” sino algo “REAL, AQUÍ Y AHORA.”

Nuevamente, la clave radica en tu capacidad de observación y en tu habilidad para establecer Proximidad emocional con la mujer. En mi libro hablo acerca de una herramienta hipnótica que es LA CLAVE para poder comunicarse de esta forma, que tiene que ver con la forma en como nos compenetramos y la forma en como la mente se mueve para derivar significando acerca del lenguaje al que es expuesta (los que tienen ya mi libro sabrán que me refiero al principio hipnótico de “búsqueda mental transversal”).

Claro, muchos fanáticos de la comunidad de seducción estarán más pendientes de llenar horas de narración con “historias de valor social” (guácala). Aquellos que me conocen y saben de qué se trata aquello que yo hago, entenderán que prefiero hacer las cosas bien pensadas, a la vez que hago aquello que va a tener el efecto en verdad demoledor que mi comunicación para con el género femenino puede tener. Las mujeres no quieren ser maravilladas con historias llenas de opulencia y relaciones públicas: quieren sentir que alguien las trae a un mundo donde ellas pueden sentir que sus emociones adquieren masa crítica y se vuelven tan reales como las palabras que estás leyendo ahora.

Espero esta discusión te sea útil en tu comunicación, sea como un entendimiento básico o con un manejo más profundo de este concepto.

Que te vaya bien.
El Maestro

ElMaestroCorreo arroba hotmail.com

2 Comments:

Blogger carla said...

ey....me gusto tu blog..., claro que soy del bando enemigo ja ja pero.... me di cuenta q hoy es tu cumpleaños...asi que tengas un feliz dia!!! si es que lograste sobrevivir....me he dado cuenta a traves de mi no tan larga vida que las cosas importantes una las aprende de hombres generosos dispuestos a enseñartes...bueno no sin sacar un cachito de provecho....y de algunas mujeres muy recorridas...esas que generalmente estan fuera del alcance del respetable publico....o muy encubiertas ja ja

9:13 PM  
Anonymous Anonymous said...

Gracias

12:07 AM  

Post a Comment

<< Home